Jesé Rodríguez: El origen

Jesé Rodríguez siempre fue una de las perlas de la cantera del Real Madrid. Llegó muy joven al club blanco y poco a poco ha ido quemando etapas hasta llegar al primer equipo. El camino no ha sido fácil, pero tras liderar al Castilla en el año de su debut en Segunda División y ser uno de los máximo goleadores de la competición y el máximo goleador del filial blanco en la categoria de plata con 22 tantos, Ancelotti y Zidane no se lo pensaron. Pese a que se rumoreaba con una salida en forma de cesión para coger experiencia, el canario finalmente se quedó en la plantilla. Poco a poco fue ganando protagonismo y jugando más minutos hasta llegar, incluso, al momento en el que muchos pidieron su titularidad por delante de Bale. La competencia en la parcela ofensiva fue muy fuerte, pero a suss ganas por triunfar en el equipo de su vida y unas cualidades futbolísticas que pocos poseen hicieron que el canterano se hiciera un sitio en la primera plantilla, y en los corazones de los aficionados blancos. Su polivalencia es otro de los aspectos que le abre las puestas a la hora de jugar más minutos o salir en el 11 inicial, pero sobre todo el haber aprovechado todas las oportunidades que Ancelotti le ha dado.

Su llegada al primer equipo

El canario siempre ha sido un futbolista precoz. Desde que era pequeño se veían en él unas cualidades muy desarrolladas para brillar en el mundo del fútbol. Llegó al Madrid en el 2007 y con 18 años debutó con el filial blanco, pese a estar aún en edad juvenil. La siguiente temporada (seguía siendo juvenil) dio el salto al Castilla y se asentó como titular indiscutible tras la llegada de Toril, quien también lo reubicó en la media punta. Un ejercicio más tarde (también en segunda B), fue el comienzo de su explosión como jugador. Asentado en la media punta y formando junto a Morata (banda izquierda), Juanfran (banda derecha) y Joselu (delantero centro) una delantera formidable que hizo que el equipo quedara como primero de grupo, eliminara al Cádiz por un global de 8-1 en la fase de ascenso y consiguiera la tan ansiada subida a la categoría de plata del fútbol español.

La siguiente temporada fue la de la explosión definitiva de Jesé con el Castilla. Sin Morata ni Joselu, el canario tenía toda la responsabilidad ofensiva y goleadora del equipo y no defraudó pese a debutar en la categoría. Toril lo volvió a reubicar, esta vez como falso 9 y Jesé se salió, siendo partícipe directo con sus 22 goles en la espléndida clasificación liguera del equipo.

¿Dónde ha jugado Jesé?

En etapa juvenil, Jesé jugaba sobre todo escorado a la banda izquierda, como extremo. Sus primeros pasos en el Castilla también fueron en esa posición, pero Toril lo centró y lo ubicó de mediapunta de forma más regular y constante. En su primera temporada al completo en el filial blanco (la del ascenso), el canario dio un paso al frente jugando por detrás de Joselu, lugar en el que se afianzó y comenzó a demostrar sus cualidades. Ya en Segunda División, el entrenador andaluz tuvo que volver a reubicarlo. Sin Morata ni Joselu y sin ningún refuerzo de nivel en la delantera, Alberto Toril lo colocó como referencia, de falso 9. Pese a ser una demarcación nueva para él, rindió a un gran nivel y, según palabras del extécnico del Castilla, esa es su mejor posición. Durante esa temporada también jugó algunos partidos partiendo desde la banda derecha (cuando Morata bajaba a ayudar al filial), haciendo al canario un jugador muy polivalente.

En sus inicios en el primer equipo le han mandando en casi todas las ocasiones a ocupar la banda derecha. Con Ronaldo fijo en la izquierda, Jesé ha salido sustituyendo al extremo diestro en casi todas sus intervenciones, jugando también en punta (Champions) y en la izquierda. Se puede afirmar pues, que el canterano es un jugador muy polivalente, ya que desde que empezó a jugar a un nivel alto (juveniles) ha pasado por las cuatro posiciones de ataque y más ofensivas dentro del 4-2-3-1, 4-4-2 y 4-3-3.

De la grada, ¿a la titularidad?

Jesé se convirtió en miembro de pleno derecho de la primera plantilla del Real Madrid durante el pasado verano. Pese a ello, muchos eran los que lo veían o un poco verde para el primer equipo o sin sitio, por lo que la opción de una salida en forma de cesión fue tenida muy en cuenta. Finalmente, se quedó y comenzó de blanco la temporada. Durante las primeras semanas fue carne de grada casi jornada tras jornada. Pese a ello, el canterano siguió trabajando, seguro de que su oportunidad llegaría. Poco a poco Ancelotti fue dándole minutos ya  pesar de que no fueron muchos, el canario los aprovechó, demostrando ser merecedor de más. Esa confianza ha sido bien correspondida, pues fueron varios los partidos en los que el canterano fue clave y decisivo en el marcador como frente al Barça (permitió soñar con el empate), siendo determinante además en la remontada frente al Levante y Valencia y desatascando partidos como ante Osasuna o Celta. Ante el equipo vigués, entró en el campo mucho antes de lo que lo solía hacer, el técnico italiano le dio 30 minutos y a los ocho ya había creado tres ocasiones de gol y había dado una asistencia para que el equipo rompiera la igualada. Todo ese cúmulo de pequeñas intervenciones muy bien aprovechadas son las que hicieron que muchos pidieran su titularidad.

Lesión en el peor momento

Jesé se había ganado la oportunidad de poder jugar de forma habitual. El canario era el primer relevo usado por Ancelotti para dar descanso a Bale, Ronaldo o Benzema. Además de ello, Jesé, se ganó la confianza de Carlo para solventar una difícil papeleta: la de suplir a Ronaldo. Entre lesiones y sanciones el portugués se perdió varios partidos y Jesé los aprovechó para terminar de derribar la puerta del primer equipo. Todo iba sobre ruedas: el jugador era querido por la afición, su entrega y calidad le habían dado muchos minutos y empezaba a ser un hombre muy importante en el equipo, pero una lesión truncó su momento. En la vuelta de dieciseisavos de Champions ante el Schale, Jesé salió de inicio. Los blancos habían solventado la eliminatoria en la ida y Ancelotti le dio la oportunidad de jugar desde el inicio. Una desafortunada jugada acabó con el canterano llorando en el suelo, y con su rodilla echa añicos.

Jesé estaría fuera de los terrenos de juego durante muchos meses y Ancelotti lo echaría de menos. Su jugador número ’12’, el primer cambio y el desatascador de partidos no jugaría más esa temporada. Pese a ganar Copa y Champios sin él, Carletto comentó que con el canario sano podrían haber ganado la Liga.

Vuelta por todo lo alto

Tras muchos meses alejado de los terrenos de juego, Jesé regresó ante el Cornellá a principios de diciembre. El estadio entero se puso en pie para ovacionar y trasladar todo su cariño a un jugador que lo había pasado mal, pero que por fin volvía a pisar el césped del Bernabéu. El canario marcó un gol y dejó detalles de su calidad, metiendose aún más al público en el bolsillo.

Jesé será un hombre muy importante para el Madrid del segundo año de Carlo Ancelotti en el banquillo. El canario será el primer relevo en ataque, luchando con Chicharito por ser el suplente de Benzema además de poder dar descanso a Bale y Ronaldo. Jesé está devuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s