Pep Guardiola: el Steve Jobs del fútbol

 Pep Guardiola: un innovador apasionado, perfeccionista y con un gran poder de convicción está revolucionando el fútbol, como en su día lo hizo el genio Steve Jobs con la tecnología.

pep

Innovación es la secuencia de actividades por las cuáles un elemento es introducido en una unidad social con la intención de beneficiar la unidad, una parte de ella o a la sociedad en su conjunto. El elemento no necesita ser enteramente nuevo o desconocido a los miembros de la unidad, pero debe implicar algún cambio discernible o reto en el status quo.” Michael A.West; James L.Farr, 1990. Pep y Jobs, con la innovación o re definición, han introducido en el mercado del fútbol y de la tecnología productos que han cambiado ambas materias por completo.

El 5 de octubre de 2011 fallecía a la edad de 56 años Steve Paul Jobs: motor de la revolución tecnológica que cambió nuestras vidas. Tras su muerte quedó vivo su legado. Él humanizó los productos tecnológicos. Los hizo parte activa de nuestras vidas. Reinventó la computadora, el ratón, el reproductor de música… y precisamente eso, re definir productos, fue una constante en toda su carrera. Transformó lo tecnológico en algo sencillo y al alcance de todos. Era un irracional, y la humanidad necesita de hombres como él.

steve jobs

En el año 2013 el FC Bayern München consiguió –con Jupp Heynckes como técnico- el triplete: ganó la Bundesliga, la DFB Pokal y la UEFA Champions League. Pero la ambición de la afición es insaciable; ya no solo valía ganar, ahora tenían que jugar mejor que nadie. Así que la directiva decidió contratar a Pep Guardiola: entrenador que años antes había revolucionado el mundo del fútbol con su obra en el F.C. Barcelona. Cuando se estaba imponiendo la táctica y el físico apareció Pep para combatirlo con la técnica; recuperó muchos aspectos que habían quedado en el olvido y enriqueció este maravilloso deporte practicando el fútbol arte. Y hoy día aún lo hace.

pep

Poder de convicción

Decía Jobs: “no dejes nunca de soñar ni de creer en tus ideas”

Muchos han sido los estudios que han realizado diferentes intelectuales para detectar qué tienen en común los líderes. Los resultados han demostrado que son personas totalmente diferentes, pero que sí tienen un nexo que los une: la creencia ciega en sus propias ideas. Guardiola ganó 6 títulos en su primera temporada y, en vez de repetir aquellos factores que lo llevaban a la victoria, introducía cambios sustanciales que cambiaban el molde del equipo completamente. Ahí está implícito un riesgo tremendo y una enorme capacidad de convicción (la misma que tenía Jobs cuando pretendió convertir la computadora en una máquina de escritorio que todo el mundo pudiese utilizar) a sus jugadores.

El Santiago Bernabéu ha sido uno de los escenarios favoritos elegidos por Pep Guardiola para dar muestra de su valentía y creencia en sus ideas. Jugándose el título de liga ante el Real Madrid fue capaz de sacar a Lionel Messi de la banda para hacerlo protagonista del partido como falso 9 o salir de inicio con una defensa de tres. En ambas ocasiones ganó y reforzó su ideario. Con estas acciones no solo sorprende al rival, sino que también seduce a sus jugadores con nuevas posiciones para potenciar y mantener la motivación de toda la plantilla. Su próximo objetivo es convencer a Robben y Ribéry de que pueden rendir actuando por dentro.

Perfeccionista

Al igual que Jobs, Pep convierte, con su trabajo constante y mentalidad perfeccionista, lo difícil en algo sencillo

“No tolerar la mediocridad”: eso es ser perfeccionista. Pensar que siempre se puede mejorar tu obra. Esta temporada el FC Bayern ganó –dando una auténtica exhibición de fútbol- en Roma por 7 goles a 1 y Pep, aludiendo a fases en la segunda mitad donde les faltó control de juego, declaró que aún podían llegar a jugar mejor. Es un amante de la belleza: quiere que sus equipos sean atacantes, valientes, contribuyan al buen espectáculo… Por lo que necesita de la perfección y el trabajo constante para presentar su obra de arte (no pintó Miguel Ángel la Capilla Sixtina en dos semanas).

Steve Jobs rechazó cientos de bocetos, realizados por ingenieros, para sacar al mercado uno de sus mejores productos: el Iphone. Una computadora que se puede llevar en el bolsillo y que refleja a la perfección las bases de la filosofía de Jobs: simplicidad y belleza. Las obras bellas tienen un trabajo enorme detrás, con el objetivo presentar al público solo la esencia. Durante la etapa de Pep en el Barça se comentaba que su equipo hacía lo más difícil que se puede hacer en el fútbol: convertir el juego en algo sencillo. Y eso es ser un genio. “La genialidad no tiene que ver con hacer cosas complicadas, sino con hacer simples las cosas complicadas”.

Innovador apasionado

La pasión es el mayor poder de los líderes, porque es contagiosa

“La creatividad emana de la fantasía y la imaginación, liberándose de la conformidad y de lo convencional, para llenar vacíos que la mente lógica no es capaz de llenar, de pensamientos e ideas más allá de la realidad, trayendo el futuro cada día.” Pep Guardiola tiene pasión por el juego -porque le sale por los poros el gusto por este deporte-, y esto le ha convertido en un hombre innovador y creativo (intuitivo, entusiasta, curioso, crítico, original, fluido). Todo ello lo utiliza para no parar de mostrar cosas nuevas en el mundo del fútbol y solucionar los problemas que éste le plantea.

En su etapa al frente del Barcelona recuperó y mejoró la salida de balón Lavolpiana, las defensas por zona de Arrigo Sacchi, el pressing del Ajax de los 70, el juego de posición del Dream Team de Johan Cruyff, la figura del falso 9, y jugó con un número hasta entonces desconocido de centrocampistas (con un sistema 3-7-0 ganó al Santos FC el Mundial de Clubes). Introdujo cambios que hacían muchos años que no se veían en el fútbol, y lo revolucionó. Como hiciera Jobs en el mundo de la música con el Ipod: “la música define nuestra vida, y Steve la convirtió en algo transportable, y eso es un regalo maravilloso”.

Cuando Guardiola llegó al Bayern no tenía a los Xavi, Iniesta, Messi… Además llegaba a un país con una filosofía totalmente diferente. En sus primeros partidos el equipo no jugaba como él quería: no sentía al equipo un producto suyo; le faltaban jugadores en medio campo y les costaba jugar unidos.  Pero Pep sacó su capacidad creativa: laterales-interiores, Lahm como medio centrosistema 2-3-3-2 (así ganó al Manchester United en Champions) fueron alguno de los productos que sacó al mercado futbolístico en su primera temporada con el club bávaro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s