Resumen del ‘#DerbyDay’ en la Premier League

 La Premier League abría el telón esta jornada en White Hart Lane con la disputa del North London Derby entre Tottenham Hotspur  y Arsenal. La rivalidad entre estos dos equipos vecinos es legendaria desde los inicios del campeonato inglés. La misma que existe en el condado metropolitano de Merseyside, Liverpool. Lugar donde se fundaron dos clubes centenarios (Everton y Liverpool) que hoy han disputado una edición más del Merseyside Derby y con el que han cerrado el ‘#DerbyDay’ en Inglaterra. Ambos encuentros han sido muy competidos e intensos, como la mayoría de los partidos que se juegan en la Premier League. Harry Kane dictó sentencia en el primero con dos goles (2-1 ganaron los Spurs) y la leyenda red Steven Gerrard disputó con empate a cero su último derby ante el eterno rival de la ciudad.

Steven Gerrard pudo marcar este golazo en su último Merseyside Derby.

Steven Gerrard pudo marcar este golazo en su último Merseyside Derby.

North London Derby: Tottenham – Arsenal

Ambos equipos llegaban en un gran momento al North London Derby y en la disputa de los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. El Tottenham de Mauricio Pochettino cosechaba una racha de 6 partidos invictos en White Hart Lane -venciendo entre otros al Chelsea de José Mourinho-, por lo que, llegaban con gran confianza para afrontar el duelo y seguir creciendo y aspirando a los puestos altos de la clasificación. El técnico argentino apostaba por un once valiente desde el inicio (4-2-3-1): Lloris en la portería; Walker, Dier, Vertonghen y Rose en la línea defensiva; Mason y Bentaleb formaban el doble pivote; Lamela, Dembélé y Eriksen en la media punta; y Kane como delantero.

Harry Kane fue el héroe del partido.

Harry Kane fue el héroe del partido.

Desde el comienzo los Spurs salieron muy intensos, con idea de presionar arriba la salida de balón del Arsenal e imponerse en el centro del campo. Quería ser protagonistas del juego y dominar el partido. Pochettino, a sabiendas de que Wenger buscara más el repliegue, optó por jugar con una línea de tres medias puntas por delante del doble pivote, para imponer superioridad en la medular y atacar con juego interior, dejando las bandas libres para las subidas de los laterales, y que estos buscaran con centros al área a Kane para rematar. De esta forma mantenía al equipo bien colocado en campo rival y en disposición de presionar rápido tras pérdida.

El Tottenham defendía cerca de donde atacaba.

El Tottenham defendía cerca de donde atacaba.

Arsène Wenger, en cambio, se decidió una vez más por anteponer la belleza y el protagonismo del juego en virtud de lograr la competitividad. Su equipo (el Arsenal) llegaba en un gran momento de forma tras ganar varios partidos manteniendo la portería a cero. Mesut Özil volvía al equipo y el Arsenal había conseguido ser muy poderoso atacando con transiciones. De esta forma ganó en el Etihad Stadium frente al Manchester City. Así que, el francés Wenger creyó nuevamente que lo óptimo para imponerse al Tottenham en el derby era replegarse atrás y buscar salidas fulgurantes al contragolpe. Esta fue la formación inicial gunner (4-1-4-1): Ospina como guardameta; Bellerín, Mertesacker, Koscielny, Monreal en defensa; Ramsey, Coquelin y Santi Cazorla en el centro; Welbeck, Giroud y Özil en ataque.

Wenger decidió una vez más ser un equipo de  transiciones.

Wenger decidió una vez más ser un equipo de transiciones.

En la primera mitad la posesión y las ocasiones fueron para el Tottenham, pero el gol lo puso el Arsenal: Welbeck desbordó a Rose en banda y centró al área para que el semifallo de Giroud acabara en los pies de Özil que remató a portería de primeras con un gran gesto técnico. El Arsenal se mantenía junto en su campo pero no lograba evitar sufrir; sobre todo jugadores como Cazorla que, al igual que su equipo, necesitan el balón para defenderse con él y atacar. La línea de ¾ de los Spurs se metía una y otra vez hacia dentro, arrastrando a Welbeck y Özil que actuaban en banda y obligando al trío del centro gunner a trabajar en exceso; provocando además que Walker y Rose tuvieran vía libre para profundizar en los costados. Al Tottenham solo le faltaba el gol.

El Arsenal defendía lejos de donde atacaba.

El Arsenal defendía lejos de donde atacaba.

Tras la reanudación la intensidad bajó un poco y el Arsenal pudo desplegarse en alguna jugada más de ataque. El Tottenham ya no dominaba con tanta claridad y fue entonces cuando apareció el que a la postre se convertiría en el héroe del partido: Harry Kane aprovechó un rebote en el área para poner el empate en el marcador (1-1). El encuentro volvía a abrirse y con espacios los Spurs podían rematar al Arsenal. Wenger decidió dar entrada a Rosicky por Cazorla para apuntalar más la medular y dar un paso hacia delante. Pero a 5 minutos del final Kane culminaba con un gran remate de cabeza una fantástica jugada colectiva de los Spurs y le daba con su gol la victoria definitiva a su equipo. El Tottenham lograba 3 puntos importantes de forma muy merecida gracias a los goles de un ex gunner que se ha convertido en uno de los delanteros de moda del fútbol actual, el joven Harry Kane.

Merseyside Derby: Everton – Liverpool

Tanto Everton como Liverpool viven esta temporada lejos de su mejor nivel. Ayer nos dejaron un descafeinado Derby en Goodison Park, el último de Steven Gerrard con la elástica red. Ninguno de los entrenadores arriesgó demasiado en su planteamiento. El técnico español Roberto Martínez optó por un repliegue a la altura del medio del campo (4-3-3) y la intención de atacar de forma directa, con envíos largos o con rápidas transiciones. Así formó el Everton al inicio: Joel Robles en la portería; Coleman, Stones, Jagielka y Oviedo en defensa; Mccarthy, Barry y Besic en el centro; y arriba Mirallas (derecha), Naismith (‘falso 9’) y Lukaku (izquierda). La idea era mantener esta estructura, no arriesgar con la posesión y esperar que el Liverpool cometiera algún error para castigarlo.

Repliegue defensivo del Everton (4-3-3).

Repliegue defensivo del Everton (4-3-3).

Brendan Rodgers, por su parte, decidió arriesgar algo más con su táctica para el partido. Quería y necesitaba ganar. Además, tenía intención de hacerlo siendo dominadores del encuentro. El Liverpool sacaba la pelota siempre jugada desde atrás, mantenía la posesión y presionaba arriba para recuperarla. Con esta alineación formaban los reds al principio (3-4-3): Mignolet en la puerta; Emre Cam, Skrtel y Sakho en la línea de tres centrales; Ibe (carrilero derecho), Henderson y Lucas Leiva (doble pivote) y Alberto Moreno (carrilero Izquierdo); Gerrard, (volante derecho) Sterling (‘falso 9’) y Coutinho (volante izquierdo). Con esta disposición ha encontrado Rodgers algo de equilibrio en el balance ataque-defensa. Tres centrales defienden el área y dan salida al balón, un centro del campo reforzado, con los volantes jugando siempre por dentro y dejando las bandas libres para los carrileros.

Disposición ofensiva del Liverpool (3-4-3).

Disposición ofensiva del Liverpool (3-4-3).

Los primeros minutos fueron intensos: el Liverpool mantenía la posesión del balón y buscaba el área rival con jugadas elaboradas, mientras el Everton se mostraba sólido en su entramado defensivo, esperando la oportunidad para montar una rápida transición. Durante la primera mitad no hubo muchas ocasiones; la más clara la tuvo el joven Ibe (uno de los mejores jugadores del partido con su despliegue en la banda derecha) con un gran disparo lejano que se estrelló en el palo. Emre Can y Henderson daban una buena salida desde atrás al Liverpool; no así Sakho, que tuvo algunas pérdidas que pudieron costarle caras a su equipo. Ambos equipos llegaban al descanso sin haber arriesgado en exceso. Nadie quería perder y se hacía visible. El Liverpool si fue algo más valiente y con la presión adelantada puso en apuros a la defensa del Everton, pero les faltaba contundencia y claridad en los últimos metros. Lucas Leiva se lesionó al inicio y Allen entró en su lugar, sin variar el sistema.

Presión del Liverpool en campo rival ante el Everton.

Presión del Liverpool en campo rival ante el Everton.

En la segunda mitad, coincidiendo con un gran momento de Coutinho, el Liverpool jugó sus mejores minutos del partido, circulando el balón a mayor velocidad y siendo más verticales. Sterling flotaba en la delantera, el brasileño bajaba a recibir y después aparecía entre líneas para romper la estructura de los toffies, Gerrard llegaba al área… Fue entonces cuando Rodgers decidió meter más madera al campo con la entrada de un delantero con más gol (Sturridge). Pero inexplicablemente sacó a Coutinho, el jugador capacitado para dar un último pase. A partir de ahí, el Liverpool volvió a decaer y las fuerzas se igualaron a la baja de nuevo. Roberto Martínez optó por sacar a Ross Barkley -quizás demasiado tarde-, y en su primera intervención lanzó un contragolpe que Coleman estuvo a punto de ejecutar de no ser por Mignolet. El técnico del Liverpool también dio a Lambert en la posición de Sterling, pero de nada sirvió. Habían perdido el enganche entre el centro del campo y la delantera. La más clara la tuvo Gerrard que pudo despedirse de los Merseyside Derby con un golazo de tijera. Al final justo reparto de puntos (0-0).

Coutinho apareciendo entre líneas: el mayor peligro del Liverpool en el partido.

Coutinho apareciendo entre líneas: el mayor peligro del Liverpool en el partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s