Análisis táctico: FC Barcelona – Villarreal CF

El FC Barcelona confirmó una vez más el buen momento de forma en el que vive y se impuso al Villarreal (3-1) en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, en el encuentro disputado en el Camp Nou. Días se habían enfrentado en un partido de Liga, y el planteamiento defensivo de Marcelino y sus salidas al contragolpe pusieron en apuros a los de Luis Enrique. Anoche volvieron a dejarnos un gran duelo táctico en el que el Barça demostró haber aprendido la lección, utilizó mejor sus armas y sufrió menos para ganar.

El Barça volvió a girar en torno a Leo Messi.

El Barça volvió a girar en torno a Leo Messi.

Repliegue vs presión adelantada

Marcelino volvió a optar por la versión de un Villarreal replegado atrás, en un sistema 4-4-2, con las líneas muy juntas, evitando los espacios interiores y donde todo el equipo se colocase detrás del balón para proteger el área de Sergio Asenjo. En principio, regalaba las bandas cuando el Barça combinaba por dentro, para después vascular hacia el costado donde los culés buscaran la profundidad. La idea era siempre la de estar muy unidos alrededor de la posesión rival.

Repliegue y vasculación defensiva del Villarreal (4-4-2).

Repliegue y vasculación defensiva del Villarreal (4-4-2).

Los extremos (Cheryshev y Jonathan Dos Santos) defendían las bandas y los laterales (Mario y Jaume Costa) se cerraban en el área junto a los centrales (Musacchio y Víctor Ruíz). La pareja Pina – Bruno formaban el doble pivote; sus ayudas eran claves para sus compañeros. Así que, cuando el capitán Bruno se marchó lesionado y tuvo que entrar Trigueros, el equipo perdió algo de consistencia en el centro.

Repliegue bajo del Villarreal en su área. Cheryshev vs Messi.

Repliegue bajo del Villarreal en su área. Cheryshev vs Messi.

 Mientras el Villarreal defendía muy lejos de donde tenía que atacar, el Barça hacía todo lo contrario. El equipo de Luis Enrique presiona la salida del balón al rival, se activaba rápidamente tras pérdida en campo contrario y adelantaba todo lo posible la línea defensiva para ahogar y achicar los espacios a los amarillos y mantener la idea de defender hacia adelante. Con ello recuperaban antes la posesión y evitaban el cansancio de tener que volver para atrás.

El Barça defiende cerca de donde ataca.

El Barça defiende cerca de donde ataca.

Cuando el Villarreal conseguía traspasar la primera línea de presión y llegaba a campo rival, el Barcelona se veía obligado a replegarse tras el balón. Pero aún así mantenía la línea defensiva adelantada, con lo que seguía reduciendo los espacios para crear juego a sus oponentes, los alejaba de su área y dejaba una puerta abierta a la opción de robar en el centro del campo y montar una transición fulgurante.

Repliegue defensivo del Barça: Reducción de espacios y línea defensiva adelantada.

Repliegue defensivo del Barça: Reducción de espacios y línea defensiva adelantada.

Algo que Marcelino, viendo el poder que ha adquirido el Barça en los últimos partidos con la velocidad, trató de evitar en todo momento. En parte lo logró, pues los azulgranas se vieron obligados una y otra vez a atacar en estático. Pero una gran presión de Iniesta, Neymar y Luis Suárez propició un robo –con error de Musacchio- que acabó con el primer gol del partido, obra de Leo Messi.

Robo del Barça en campo rival que propicia el 1-0 a favor.

Robo del Barça en campo rival que propicia el 1-0 a favor.

Además de recuperar el pressing sin balón, Luis Enrique ha conseguido que su equipo sea solidario, equilibrado y que todos defiendan sin balón. No es tan complicado convencer a Luis Suárez de que lo haga –pues es un jugador que lo trae en la sangre-, pero sí a jugadores como Neymar, al que ayer vimos ayudar mucho en tareas defensivas a Jordi Alba.

Muestra de la solidaridad del equipo en tareas defensivas: Neymar ayudando a Jordi Alba.

Muestra de la solidaridad del equipo en tareas defensivas: Neymar ayudando a Jordi Alba.

Además tenía que dar solución a los descansos que Messi se toma a la hora de presionar para no perder unión en ello y mantener el equilibrio del equipo. Luis Suárez o Rafinha se sacrificaban más en labores defensivas para evitar que existieran lagunas defensivas.

Suárez y Rafinha se sacrifican para que Messi descanse.

Suárez y Rafinha se sacrifican para que Messi descanse.

Aunque lo cierto es que últimamente se ve al argentino muy implicado en la presión y eso ayuda mucho a sus compañeros. Anoche vimos muchas acciones donde Leo lideraba las acciones defensivas de su equipo buscando el robo a la defensa amarilla.

Messi inicia la presión tras pérdida y obliga al Villarreal a despejar el balón.

Messi inicia la presión tras pérdida y obliga al Villarreal a despejar el balón.

Ataque posicional vs contragolpe

En otras ocasiones hemos visto a un Villarreal más protagonista y ofensivo, que presiona arriba y elabora más el juego. Versión que probablemente utilice Marcelino en el intento de remontada en El Madrigal. En cambio, anoche todas sus opciones en ataque se basaban en la búsqueda del contragolpe. Vietto o Trigueros salían en campo propio de la presión del Barça y ponían en vuelo la velocidad de Giovanni Dos Santos o Cheryshev.

Esta fue una de las pocas veces que el Villarreal pudo montar un contragolpe.

Esta fue una de las pocas veces que el Villarreal pudo montar un contragolpe.

Pero el Barça aprendió la lección del partido de Liga, donde sufrió mucho con esas salidas voraces del submarino amarillo. Luis Enrique colocó a Mascherano de pivote (un jugador muy inteligente para cortar este tipo de acciones) y a Mathieu como central (para aprovechar su velocidad de defensa a campo abierto). Con ello, y la buena disposición de Piqué anticipándose y la solidaridad del resto bajando a defender, el Barcelona logró controlar bien los contragolpes al Villarreal.

Transición defensiva del Barça para frenar el contragolpe rival.

Transición defensiva del Barça para frenar el contragolpe rival.

Marcelino se encargó de que el partido no se convirtiera por momentos en un intercambio de golpes. Ahí, este Barça es letal y sabía que saldría perdiendo. Por lo que, una y otra vez el conjunto culé se veía obligado a elaborar y masticar mucho las jugadas. Todos sus ataques tenían que ser en estático. Tenían que hacer gala de un buen juego posicional y, aunque quizás faltó la velocidad de circulación que imprime Sergio Busquets como mediocentro, el equipo se movió rápido y bien. Desde el inicio tuvo una buena amplitud que favorecía el juego interior.

Amplitud barça. Messi derecha

Sistema inicial del Barça.

El Barça mostraba una disposición ancha siempre –unas veces con los extremos y otras con los laterales- y con ello posibilitaba la opción de ser profundo y tener un buen juego interior. Acumulaba muchos jugadores en la zona donde se concentraba el balón. Manteniendo siempre líneas de pase abiertas. Opciones a seguir elaborando. Y siendo Leo Messi el que, con su ocupación en el campo, liderara el ataque del equipo. Todos giraban en torno al genio rosarino.

Ataque posicional del Barça con la 'MSN' por dentro y Jordi Alba y Rafinha (en la posición de Messi) manteniendo la amplitud.

Ataque posicional del Barça con la ‘MSN’ por dentro y Jordi Alba y Rafinha (en la posición de Messi) manteniendo la amplitud.

Messi se posiciona como interior y participa en la creación del juego; Rafinha ocupa su lugar en el extremo derecho.

Messi se posiciona como interior y participa en la creación del juego; Rafinha ocupa su lugar en el extremo derecho.

También existía un buen intercambio de las posiciones en ataque. El equipo se movía por la zona ancha sin posición, obligando al Villarreal a un mayor desgaste y alterando su repliegue. Esta es una de las claves del juego posicional: tocar el balón y ofrecer nuevamente una ayuda al compañero. El Barça lo desarrolló bien y ocupó muy bien los espacios en ataque.

Juego interior del Barça cerca del área: acumulación de jugadores del balón.

Juego interior del Barça cerca del área: acumulación de jugadores del balón.

Intercambio de posiciones y juego interior del Barça.

Intercambio de posiciones y juego interior del Barça.

Y, si ahora parece que el equipo de Luis Enrique juega con un nueve fijo, anoche quedó demostrado que no es así. Luis Suárez fijaba en muchas ocasiones a los rivales, pero también caía a bandas y abandonaba la zona del delantero centro, vaciándola, para que pueda ser aprovechada  por las llegadas en segunda línea de sus compañeros. Además es un punto de apoyo continúo en la circulación.

Suárez sale del área y genera espacios ahí.

Suárez sale del área y genera espacios ahí.

Suárez generando espacios a Messi con su movilidad.

Suárez generando espacios a Messi con su movilidad.

Todo estos movimientos no sirven de nada si luego después en la zona del gol el equipo no se hace fuerte. Pero también ahí el Barça hizo gala de pegada. Muchos jugadores llegaban en segunda línea al área para rematar y el Villarreal no podía hacer frente a todos ellos. Además, el Barça, que mantiene esa gran capacidad  de Dani Alves para llegar por sorpresa al área asistido por Xavi,  ahora la posee también con Jordi Alba, al que Leo Messi encuentra a las espaldas de las defensa rivales una y otra vez.

Messi asiste la incorporación por sorpresa de Jordi Alba

Messi asiste la incorporación por sorpresa de Jordi Alba

El Barça llena el área de jugadores para rematar.

El Barça llena el área de jugadores para rematar.

Anuncios

Una respuesta a “Análisis táctico: FC Barcelona – Villarreal CF

  1. Pingback: La idea es dominar el balón | GARRINCHA MAGAZINE·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s