Ronaldinho: la sonrisa mágica del fútbol

“Ronaldinho Gaúcho fue el único jugador que junto a Diego Maradona trasladó el malabarismo de un circo a un terreno de juego…”

Former Argentine soccer player Diego Maradona kisses the hand of Ronaldinho of Brazil after the medal ceremony for men's soccer at the Beijing 2008 Olympic Games

No es nada exagerado decir que el mejor Ronaldinho fue tan bueno como Pelé o Maradona. El problema fue lo poco que duró esa versión. En el resto de su carrera ha disfrutado del fútbol como siempre, pero no ha escrito páginas nuevas en el libro de la historia de los más grandes. Esas páginas las escribió durante las dos temporadas que rindió a su verdadero nivel (2004/2005 y 2005/2006). El gran Barça de Rijkaard giraba en torno a él. Ronaldinho, desde su posición de ‘10’ y escorado a la parte izquierda del campo, sacaba a relucir todos sus trucos de magia.

Su talento es inmortal: enorme visión de juego y gran capacidad para el pase, en corto y en largo (¡a veces da pases hasta sin mirar!); fabuloso golpeo de balón; facilidad para jugar en espacios reducidos y combinar con sus compañeros; habilidad para esconder el balón, dando salida y respiro a su equipo… Pero si hay algo que perdió cuando decidió disfrutar la vida y abandonar en parte el profesionalismo fue su enorme potencial físico. Ya no era es un jugador imparable en carrera, capaz de conducir a gran velocidad y sortear a varios rivales con sus regates. Pasó a regatear parado. Su cerebro seguía funcionando a gran nivel, pero sus piernas no.

ronal

El Observatorio Fabra detectó el 3 de septiembre del año 2003 a las 01:00 horas de la madrugada, un movimiento sísmico de más de un minuto de duración, y en una ciudad que debería estar dormida en ese momento como Barcelona. El causante de dicho fenómeno fue la vibración que generaron en ese momento los 80.300 espectadores que celebraron juntos la obra de arte que acababa de hacer un genio. Ronaldinho, recibiendo un pase del portero, se cruzó todo el campo, sorteó a dos rivales y, a una distancia de 25 metros, disparó con su pierna derecha un misil que entró por la escuadra.

Era una época de tristeza futbolística en Cam Barça. El brasileño acababa de llegar a la ciudad Condal procedente del París Saint-Germain. Y esa noche, con ese gol, consiguió levantar a los aficionados culés de sus asientos, emocionados ante la ilusión de la llegada de un salvador que, con su alegría y su fútbol, invertiría el círculo negativo que rodeaba al club (mucho de los éxitos venideros después se los deben en gran parte a él). Posiblemente ningún seguidor del Barça recuerde que su equipo no logró ganarle aquella noche al Sevilla, en el famoso “partido del gazpacho” (se disputó a las 12.05 horas de la madrugada debido a una normativa de la FIFA), pero si recordarán la alegría que trajo Ronaldinho al Camp Nou desde su debut.

ronaldinho-barcelona-fotos

No existe mejor ejemplo para explicar lo que ha representado, y ojo, aún representa, Ronaldo de Assis Moreira alias “Ronaldinho” en el mundo del fútbol.  Una vez escuché decir a Cantona: “Ronaldinho hace soñar a los niños. Éstos van a la escuela con camisetas de él, no de Desailly o Deschamps”. Su filosofía es simple: se toma el fútbol como un juego en el que hay que divertirse más allá del resultado y hacer disfrutar a los videntes. Él juega para la grada, para los aficionados, para los que pagan una entrada por verlo. Ya lo dijo Jorge Valdano: “todo equipo o jugador que trata bien el balón trata bien al espectador”. El ‘Gaúcho’ lo trata como pocos. Nunca les defrauda, siempre deja algún gesto para ellos. Además, consigue contagiar con su fútbol y su alegría, no solo al público asistente, sino también a sus compañeros. Cuando juega se siente como si estuviera en una playa de Brasil; con el sol, la arena, el mar, las chicas y un balón. Se convierte en un líder dentro del campo y hace mejores a sus compañeros, uniéndolos a su “fiesta”, para la que no cobra entrada (un día llegó a invitar incluso a la afición del Real Madrid en un clásico).

Más allá de los títulos, Ronaldinho ha sido y es un innovador. Hacía y hace jugadas que nunca se habían visto antes y que no volverían a verse. Jugadas únicas (recuerden aquel gol al Chelsea en Stamford Bridge). Así que si querías ver lo que pasaba en el fútbol, tenías que ir a verlo. Es cierto que se le puede tachar de no haber aprovechado todo su talento y de no haber sido todo lo profesional que su profesión requiere, pero que nadie dude que el mayor éxito en el fútbol no es ganar un título o marcar más goles que nadie. El mayor éxito que existe en nuestras vidas, y también en el fútbol (el fútbol es vida), es el de la felicidad. Y Ronaldinho, mágica sonrisa, es feliz jugando y haciendo disfrutar al resto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s