Antoine el travieso

griezmann

Antoine es adicto a la velocidad. Le gusta trastear, es eléctrico, chispa incontenible de hiperactividad. Sufre cuando para y cuando se congela. Sufre, pero resiste. La adaptación de Griezmann al Atlético – y del Atlético a Griezmann – ha progresado paulatinamente pero es un hecho incontestable, hasta el punto de tener en el francés a uno de los activos ofensivos más dañinos de los del “Cholo”, lo cual, evidentemente, no es moco de pavo. Pero no deja de chocar cómo el equipo más serio y el niño más travieso del campeonato han alcanzado una sociedad tan letal, ni cómo ante el Real Madrid, una de sus víctimas preferidas, a esta sociedad le ha costado carburar.

Griezmann era un complemento perfecto para el Atlético 13-14

Griezmann llegó a Madrid en julio, con el calor de la capital en verano y el ardor de un proyecto campeón. Pero también en julio se fue Costa, el único recurso del Atlético 13-14 a la contra, la solitaria corriente alterna de velocidad de la que precisa Antoine para vivir. Y el de Mâcon (Francia) se quedó sólo, corriendo, porque es lo que le hace feliz, pero sin la autosuficiencia del hispano-brasileño ni un plan de juego que potenciara su sed de adrenalina. Esperando a que llegara Cerci, Antoine empezó a saltar, a chocar, a morder, a marcar y a correr, pero muchas veces sin balón. En definitiva, a demostrar lo que venía prometiendo en Donosti. Y no lo hizo mal. 23 goles le avalan, los últimos 4 de los rojiblancos, 6 de los últimos 8. Pero ante el Madrid todo cambia.

El balón dividido es el sistema rojiblanco en los derbis

Quitando el paseo del 4-0, Simeone ha apostado por un repliegue medio potenciando el balón dividido como norma general contra el eterno rival. Y sí, podría decirse que este es el planteamiento inicial del Atlético contra cualquier equipo, pero contra el Real busca la elevación del Cholismo a la máxima potencia. Por eso se erigen como héroes hombres como Raúl García o recientemente Mandzukic. Y por eso tiende a costarle más a Griezmann. Al salto va bien, pero no es un experto, y buscando segundas jugadas tiene un filón, pero tampoco llega al nivel de Arda y Koke, ya que se busca más el toque de cara para el control que la peinada al espacio. Así las cosas, al joven Antoine las contras se le quedan cortas, y sin un lanzador de transiciones en la plantilla y ante el Madrid A, el de verdad, la falta de espacios por la excelsa colocación de los blancos y la velocidad de sus zagueros lastra su potencial.

Sin embargo el Madrid B, el de las bajas, es una incógnita absoluta. Cabría esperar que esto lo hiciera peligrosamente imprevisible, pero la lógica invita a pensar que a quién menos favorecerá salirse del sistema es al conjunto blanco. Y no sería raro imaginar el siguiente escenario: en un balón llovido, el Atleti se adelanta en el marcador y repliega. El tiempo corre para el Madrid, acepta el desafío y ante el impulso de un Bernabéu en llamas adelanta líneas y embotella al Atlético. Y sí, a sus espaldas genera espacios. Música para el pequeño Antoine. Adrenalina. Velocidad. Quizás esta sea la noche. Quizás Antoine vuelva a ser travieso.

AFP

AFP

Anuncios

2 Respuestas a “Antoine el travieso

  1. Pingback: La última batalla. Análisis previo del Madrid vs Atleti | GARRINCHA MAGAZINE·

  2. Pingback: “Otra vez no” | GARRINCHA MAGAZINE·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s