Análisis previo del Juve vs Madrid

Juve y Madrid se volverán a ver las caras en una edición de Champions, aunque será en un duelo mucho más trascendente de lo que fue el último (fase de grupos). Los hombres de Allegri y Ancelotti saldrán al Juventus Stadium con un horizonte y objetivo común: la final de la Champions que se diputará en un mes en Berlín. Se espera a una Juve replegada, cediendo el balón y la iniciativa a los hombres de Ancelotti. De esta forma los bianconeros cerrarían su área y estarían juntos esperando para salir a la contra, aunque nunca huyendo de la posibilidad de tener la pelota. El Madrid por su parte se hará tarde o temprano con la posesión del balón y deberá moverlo rápido para romper el muro defensivo que se formará por delante de Buffon. Allegri podría optar por su clásico 4-3-1-2 o bien reformar el entramado defensivo con la inclusión de un central más -eliminando la figura del mediaunta-. Ese 5-3-2 podría ser también un 5-3-1-1 si Morata o Tevez ayudan al centro del campo. Ancelotti por su parte podría optar por el clásico 4-3-3 o por un 4-4-2 con Bale y Ronaldo como delanteros. Todo hace indicar a que será el 4-3-3 en ataque y 4-4-2 en defensa. Ramos podría regresar al centro del campo y Ronaldo jugar como ‘9’.

Dos posibles sistemas, incógnitas en los esquemas de Allegri y Ancelotti

La Juve de Allegri se ha construido en torno a un 4-4-2 en rombo o un 4-3-1-2. Bajo ese sistema el equipo turinés ha jugado la mayoría de sus partidos, aunque podría alternar con su plan B, el 3-5-2 o 5-3-2. La apuesta por Barzagli (para jugar con línea de cinco atrás) o por Pereyra (4-3-1-2 con él de mediapunta) marcará el sistema con el que los hombres de Allegri salgan al Juventus Stadium.

El 5-3-2 de la ‘era Conte’

Es un sistema que permite defender bien el área y sus inmediaciones  con los tres centrales mientras los carrileros protegen los costados (clave ahí las ayudas de los interiores para que no existan 2 vs 1 en bandas) y dan amplitud en ataque. Con este molde la salida del balón es más fluida y la protección a Pirlo es mayor. Además se mejora la ocupación de las bandas, pues los carrileros pueden subir con mayor seguridad que si se forma con cuatro defensas y dos centrales. El aspecto negativo es que pierde un efectivo en el centro del campo y llegada desde segunda línea. Posible 11 con el 5-3-2: Buffon; Listchteiner, Barzagli, Bonucci, Chiellini, Evra; Marchisio, Pirlo, Vidal; Tévez y Morata.

El 4-3-1-2 de la ‘era Allegri’

Es un sistema que permite presionar mejor la salida del rival (se transforma en 4-3-3 en la fase de presión adelantada con la incursión del mediapunta como delantero centro), tener superioridad en el medio, y un enganche –Pereyra- que ataque las espaldas de Kroos y esté encima de él cuando inicie la jugada. Es un molde construido más para dominar los partidos pero más arriesgado puesto que desprotege la zona de Pirlo y los carriles laterales. Con él puede atacar mejor en estático y mantener mayor porcentaje de posesión, compitiendo con el Madrid por el dominio del esférico. Posible 11 con el 4-3-1-2: Buffon; Listchteiner, Bonucci, Chiellini, Evra; Marchisio, Pirlo, Vidal; Pereyra; Tévez, Morata.

El Madrid por su parte ha jugado prácticamente toda la temporada bajo un 4-3-3. Solo las bajas de Ronaldo y Bale en algunos partidos han hecho que Ancelotti optara por el 4-4-2. Además, el técnico italiano alberga algunas dudas más en referencia al 11 inicial, un 11 que podría marcar el sistema.

Un 4-3-3 con Ramos y sin ‘9’ o con Chicharito

Una de las opciones que tiene Ancelotti es la de salir de inicio con el clásico 4-3-3 -que podría pasar a 4-4-2 en fase defensiva-. Dentro de ese 4-3-3 el técnico italiano tiene dos posibilidades para armar el once. Por un lado está la opción de que Chicharito juegue en punta, con Bale y Ronaldo en las bandas. Esta opciones mandaría a Ramos al eje de la zaga o a Isco al banquillo. El sevillano o el malagueño jugarían como interior derecho junto a Kroos -pivote- y James -interior izquierdo-. La otra opción reside en jugar sin ‘9’. James, Bale y Ronaldo formarían como tridente atacante, quedando el luso en una posición más central con Rodríguez y Gareth ocupando y permutando en las bandas. Por detrás de ellos estaría Isco como interior izquierdo, Kroos como pivote y Ramos de interior derecho -o Illarramendi-. Este dibujo podría cambiar a 4-4-2 en fase defensiva si James se une a los centrocampistas formando una línea de cuatro por detrás de los dos delanteros.

4-4-2 con Ramos o Isco como compañero de Kroos

Es un sistema que aún no se ha probado con el de Camas al lado de Kroos. Sergio jugó en el centro del campo ante el Atleti en la vuelta del partido de los cuartos en Champions y lo hizo también en el Sánchez Pizjuan el pasado fin de semana ante el Sevilla, pero en ambos encuentros lo hizo como interior, formando Kroos como pivote y teniendo este al otro lado a Isco. La posibilidad de este sistema no la marca solo Ramos, sino que también lo hará la posición de Bale. Si el galés forma en punta del ataque junto a Ronaldo, Chicharito sería el sacrificado, pues Isco y James ocuparían las bandas y Kroos-Ramos el mediocentro. Si Gareth es extremo, Chicharito sería el acompañante de Ronaldo e Isco o Ramos el de Kroos en el doble pivote, con James en la banda contraria a la de Bale.

El sello de Allegri

Con la lesión de Pogba y el estado de Arturo Vidal y Pirlo, la Juve es un equipo al que le interesan más los ritmos de juego bajos, partidos pausados y controlados. Está capacitado para replegarse, ceder terreno y protagonismo y buscar las salidas al contragolpe con la velocidad de Morata y Tevez y las llegadas desde segunda línea de los centrocampistas. Su repliegue puede variar entre bajo y medio, siempre con las líneas muy juntas y la posibilidad de salir a la contra en la cabeza de sus futbolistas. Ahí hay tres claves. Por un lado Tevez. El apache está en un momento de forma espectacular. Carlos tiene mucho, pero también mucho fútbol en sus pies y su cabeza. El argentino ejerce un rol similar al de Benzema, es decir, Tevez baja a recibir a la zona del ‘10’, desde la que recibe y descarga o se gira para volar hacia la portería contraria. Además, con ese movimiento, crea un espacio que lee y aprovecha Morata en un rol parecido al de Ronaldo. El canterano blanco no es un velocista, pero tiene una enorme zancada y muy buenos desmarques de ruptura. La otra clave, además de los movimientos de los dos delanteros, reside en las llegadas desde la segunda línea. Ahí Vidal, Marchisio o Pereyra son muy generosos en el esfuerzo de llegar y acompañar la jugada.

La Juve está preparada para replegar y salir, pero también puede llevar el peso del partido y atacar en posicional. Las claves en estos aspectos residen en la salida de balón en corto liderada por Pirlo, con los laterales muy abiertos y arriba y la cantidad de espacios que generan los interiores con su movilidad. La Juve es un conjunto sólido, poderoso a balón parado y competitivo. No renuncia a salir jugando nunca, ni a elaborar el juego, aunque puede que elija ser más pragmático ante el Madrid y ceder la iniciativa como ya hizo en muchas fases en octavos (frente al Borussia) y en cuartos (ante el Mónaco). Las bandas son siempre para los laterales -en un sistema u otro- mientras que si se mantiene el 4-3-1-2 la Juve reforzaría su medular (a cambio de desprotejer el área y las bandas) en el que Pirlo, Marchisio, Vidal y Pereyra podrían estar en superioridad ante los centrocampistas blancos.

Un Madrid muy común, ofensivo y con balón

Ancelotti ha conseguido que las lesiones que han sufrido varios hombres clave en el engranaje del equipo apenas se noten. El bajón que dio el equipo cuando esa plaga sucedió por primera vez fue mucho más importante. De esta forma no se verá al mejor Madrid frente a la Juve, pero sí a uno muy sólido y jugando bajo el ideal de Carletto. Modric (uno de los motores) y Benzema (el delantero que hace brillar al equipo en la parcela ofensiva además de a Bale y Ronaldo) no estarán en el Juventus Stadium. Ancelotti tiene varias alternativas para suplirlos y dos sistemas diferentes a la par que efectivos para enfrentarse a la Juventus de Turín. Sea el sistema que sea el elegido y los hombres que lo integrarán una cosa estará clara: el Madrid practicará un fútbol ofensivo e intentará tener el balón la mayor parte del tiempo, tanto para atacar como para defender.

El Madrid se hará con el control de la posesión

El Madrid, como ya ha comentado Ancelotti en rueda de prensa, saldrá al ataque, a intentar marcar gol y practicar un fútbol ofensivo. La Juve es una equipo que tratará con mimo el balón cuando lo tenga, pero que se encuentra más cómodo sin él, jugando replegados, juntos y buscando las contras. El Madrid es un equipo que ‘te quita’ el balón y eso unido a que el cuadro italiano no le hará ascos a no tenerlo harán que la posesión sea más blanca que biancaonera. El conjunto merengue sacará el balón jugado desde atrás con Kroos como eje y faro. Si la Juve sale con el 4-3-1-2 muy posiblemente tenga a Pereyra encima, si Allegri opta por jugar sin la figura del mediapunta será uno de los dos delanteros el que trabaje sobre Kroos. El alemán buscará siempre línea de pase y deberá de tener un pase de seguridad (generalmente hacia Marcelo o el interior o medio derecho) y algunos más verticales que vendrán dados por la movilidad de los hombres de banda y los delanteros. Ahí es clave uno de los jugadores más en forma del momento, James Rodríguez. El colombiano está a un nivel muy alto y será muy importante para darle velocidad y vértigo a las posesiones blancas.

La Juve juega a un ritmo bajo y el si el Madrid consigue meter una velocidad alta a la posesión hará mucho daño a los hombres de Allegri (que optarían por replegarse en un bloque muy bajo por lo que estarían muy lejos del área del Madrid), que tendrán como punto negro la zona de Pirlo (más aún si juegan con cuatro defensas). James vs Andrea podría ser una batalla que desequilibraría la balanza hacia el lado merengue, al igual que si Ronaldo, jugando más como delantero que como ‘9’ (sobre todo si Chicharito no es de la partida), le gana el duelo a Chiellini y Bonucci. El delantero portugués será un elemento muy móvil, abarcando todo el frente del ataque, cayendo a la banda desde donde con la ayuda de Isco, James y Bale deberían de desequilibrar a Evra o Listchteiner y entrar por ahí, o buscar espacios interiores donde la lentitud de la zaga bianconera es otro elemento a tener muy en cuenta.

Otro de los duelos claves del partido y de la eliminatoria será el protagonizado por la dupla Morata y Tevez contra la pareja de centrales blanca. Español y argentino se entienden de maravilla. Carlos apoya y lanza y Álvaro corre. El ex del City crea espacios y el canterano blanco los ocupa. La Juve tendrá mucho espacio a la espalda de una adelantada zaga blanca que estará casi en campo rival. Ahí será muy importante la velocidad de los defensas blancos, pues Morata es un jugador que lee muy bien los desmarques y es muy rápido corriendo hacia el espacio, con y sin balón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s