El talento es indefendible

El fútbol pertenece a los jugadores, y dentro de estos dominan los más grandes. La influencia que crean en el juego no es comparable con nada. El talento que poseen es poderoso e improvisado, por lo que es indefendible. Los superdotados desafían a la táctica y arrasan con la física. Además, tienen algo muy importante: lo demuestran con la acción, no con la palabra. Lo que hace que sus argumentos sean prácticamente indiscutibles. Anoche volvimos a ver un ejemplo más de todo esto. El plan de Pep Guardiola se estaba imponiendo en el Camp Nou. El Bayern de Múnich se hizo con el balón y desactivó al Barcelona. Pero entonces apareció el talento del genio rosarino Lionel Messi y lo cambió todo.

GRA596. BARCELONA. 06/05/2015.- El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi (c) controla el balón entre Jerome Boateng (i) y el marroquí Mehdi Benatia (d), del Bayern de Munich, durante el partido de ida de la semifinal de la Liga de Campeones que se juega esta noche en el Camp Nou, en Barcelona. EFE/Alejandro García

El talento de Lionel Messi se impuso ante la pizarra de Pep Guardiola.

No es la primera vez que un fenómeno hace gala de tal manera de sus poderes. El Azteca de México fue testigo también de la obra de dos extraterrestres. Edson Arantes Do Nascimento ‘Pelé’ voló por encima del muro italiano en el Mundial de 1970 y abrió la final para Brasil. 16 años más tarde Diego Armando Maradona se atravesó el campo en una recorrida memorable conocida como ‘la jugada de todos los tiempos’ y arrasó con su talento el potencial físico de los ingleses. Entre medias, en 1974, Johan Cruyff, derribó el sistema defensivo de Alemania en la final del ‘Fútbol Total’: en la primera jugada del partido se llevó a su marcador individual Berti Vogts hasta el centro del campo, y desde ahí, utilizando su técnica y cambio de ritmo, se coló hasta el área donde fue derribado por Hoeness.

La pizarra de Guardiola

Pep Guardiola: “tuvimos el balón y el control, pero el talento del Barça puso las diferencias”

Los contratiempos han obligado a Guardiola a explotar al máximo su prodigioso talento táctico durante todo el curso para poder ser competitivo. Para su vuelta a casa elaboró un plan basado en el dominio de la posesión (la esencia del ‘Cruyffismo’). Se enfrentaba al mejor ataque del mundo, así que, la mejor manera de defenderlo, era restándole el mayor tiempo posible el balón y alejándolo del  área (además de una atención especial en la zona de Messi). Al inicio Pep dibujó en su pizarra un Bayern que formara con una línea de tres atrás para defender 1 vs 1 al tridente azulgrana, la superioridad de cinco centrocampistas en la zona ancha para controlar el juego ahí, y dos puntas arriba para no perder potencial ofensivo (sistema 3-5-2). Sin embargo, pronto tuvo que cambiar el molde ante el peligro que generaba la verticalidad del Barça en las espaldas de su defensa.

Guardiola sorprendió de inicio con Thiago como carrilero y tres defensas con Rafinha en la izquierda, pero no funcionó.

Guardiola sorprendió de inicio con Thiago como carrilero y tres defensas con Rafinha en la izquierda, pero no funcionó.

Al cuarto de hora de partido Guardiola hacía un gesto a sus jugadores, indicándoles el paso a la defensa de cuatro (sistema 4-4-2 en rombo). El planteamiento táctico sin balón no fue alterado en gran medida: Bastian Schweinsteiger seguía encimando a Sergio Busquets en la salida, y con ello desconectaban el inicio del juego del Barça. Además, defendió la vía de escape por los costados y controló que los interiores y Messi no recibieran cómodos el esférico. Los de Luis Enrique tenían problemas para superar la presión adelantada de los bávaros y plantarse en campo rival con el balón. Solo al final del primer tiempo lo lograron gracias a una gran activación tras pérdida que les permitió ser continuos durante algunos minutos en su juego. Mientras la superaban con envíos más directos con Luis Suárez como receptor.

Guardiola cambió el sistema. Pero mantuvo la amplitud y la superioridad en el medio.

Guardiola cambió el sistema. Pero mantuvo la amplitud y la superioridad en el medio.

Tras la reanudación la obra de Guardiola fue ganando fuerza. Aunque las mejores ocasiones las había tenido el Barça en la primera mitad y solo Manuel Neuer salvó a los muniqueses, el control del partido cada vez era más del Bayern. Liderados por un gran Xabi Alonso, el conjunto bávaro lograba salir de manera fluida desde atrás, llegar unido al mediocampo e implantarse con el balón en terreno del Barça. Cuando no podían superar la presión por abajo, buscaban en largo a Robert Lewandoswki y Thomas Müller que ganaban siempre a Jordi Alba y Javier Mascherano en el sector izquierdo (así llegó su ocasión más clara). De un u otra forma el Bayern llegaba a campo rival. Pero ahí aparecían sus problemas: sin Arjen Robben y Franck Ribéry, no era capaz de desbordar ni desequilibrar el sistema defensivo culé. Le faltaba la magia en ¾ de campo. Aunque conseguía defenderse con el fútbol control, desactivar al rival y esperar a la vuelta en Alemania.

La lámpara de Luis Enrique

Phil Jackson: “gané tanto y fui tan bueno porque tenía a Michael Jordan”

El Barça salió con la misma idea que el Bayern: dominar el balón. El equipo de Luis Enrique también intentaba salir jugando desde atrás, era valiente y quería protagonismo. El sistema y el plan táctico no se vio alterado. El 4-3-3 se mantuvo en la fase ofensiva, y en la defensiva, como viene siendo habitual para descargar de trabajo a Messi y proteger bien la zona del sector derecho, el equipo replegaba con dos líneas de cuatro, con Ivan Rakitic y Neymar Junior abiertos (4-4-2). Aunque la idea principal (tener el balón) resultó complicada, el conjunto culé demostró que se ha enriquecido en recursos. Está preparado también para defenderse sin él y tiene un gran poder en las transiciones. Por lo que, a pesar de que el control era de los bávaros, las mejores ocasiones las tenían los locales, aprovechando los espacios que el rival les regalaba.

Luis Enrique ha conseguido que el Barça no esté incómodo sin balón. Repliegue 4-4-2 de ayer.

Luis Enrique ha conseguido que el Barça no esté incómodo sin balón. Repliegue 4-4-2 de ayer.

Táctica, física y técnicamente dieron muestras de que han llegado a la fase definitiva del curso en vuelo. Luis Enrique ha conseguido tapar los déficits, recuperar el hambre y la actitud del plantel, y aportar complementos al estilo. Su trabajo está siendo magnífico. Pero la esencia del juego de su equipo se basa en la posesión del balón. Y se enfrentaba al dominador por excelencia de la misma: Pep Guardiola. El traspaso de poderes del Barça de la medular al ataque, hace que le resulte más difícil imponer su supremacía ahí. Sin ella, cada vez se precipitaba más. Al mismo tiempo que el Bayern ganaba en comodidad. Y en esas Luis Enrique tuvo que frotar la lámpara para que apareciera el genio. Él la posee ahora.

La presión adelantada del Bayern con Schweinsteiger encima de Busquets desconectó al Barça.

La presión adelantada del Bayern con Schweinsteiger encima de Busquets desconectó al Barça.

Cuando todos esperaban, tras una gran recuperación de Dani Alves, un disparo al palo largo optó por uno al palo corto y salió por la derecha rompiendo la cintura de Boateng, que pensaba que elegiría su pierna más hábil, y tiró de vaselina con un portero de casi dos metros de altura en pie. Después asistió a Neymar en el 3-0 definitivo. El talento de Messi apareció, arrasó con la táctica de Guardiola, y puso pie y medio al Barça en la final de Berlín. Entonces pensé en aquello que dijo el de Santpedor en una conferencia en Argentina tras abandonar el Barça. Cuando tenía hipnotizados a todos los asistentes con sus planteamientos tácticos afirmó: “Esto está muy bien. Pero lo cierto es que, luego llegaba el pequeño y la ponía en la escuadra. Así que decirme, ¿qué influencia puedo tener yo en eso?”.

 

Anuncios

Una respuesta a “El talento es indefendible

  1. Pingback: Rosas y espinas en los caminos de Barça y Juve hacia la final | GARRINCHA MAGAZINE·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s