La liebre y el gato negro

El 24 de agosto de 2014, en la primera jornada de liga, un gato negro saltó al césped del Camp Nou. Esto no debe entenderse como una figura retórica ni alusión metafórica al mal augurio; aunque haya quien no lo recuerde, el desorientado animal correteó literalmente por el verde tapiz del estadio en el partido ante el Elche antes de que se cumpliera siquiera el primer minuto, llenando de los peores presagios a los aficionados mas supersticiosos para la temporada que se abría. Trascendiendo la oscura y proscrita figura felina, lo cierto es que la confianza en el proyecto 2014-15 de Luis Enrique tardó en carburar, comenzando por una extraña – aunque probadamente suficiente – planificación deportiva en verano y un leve traqueteo sentido en los pilares del discurso barcelonista en cuanto al juego y al fútbol como tal en los últimos años. La fe en que el azar caminara de la mano de este equipo era cuanto menos dubitativa y no lograba extenderse con claridad.

De Bravos y Munires

Sin embargo, y aunque pueda resultar de algún modo natural para un club de la entidad del FC Barcelona, los azulgranas llegaron líderes con toda justicia al clásico de la jornada 9, contando sus partidos por victorias (salvo el 0-0 de Málaga) y manteniendo la portería a 0 en un alarde de fiabilidad defensiva desconocido en los últimos años en la ciudad condal. El Barça de Bravo, el de los Sandros y Munires – qué lejos queda, ¿verdad? – quizá no convencía pero desde luego vencía. Hasta que llegaron París y el Bernabéu. Y en este último choque, el que ha sido discutible y efímeramente el equipo que mejor fútbol ha realizado esta temporada demostró su dominio temporal y condenó al Barça y a Luis Enrique a reencontrarse, a mesarse las barbas en busca de la nueva fórmula triunfal.

El Barça de los delanteros

La llegada física y posteriormente futbolística de Luis Suárez allanó el camino, y abrió un nuevo capítulo de esta historia, el del Barça de los delanteros, que si bien era sin duda más letal seguía sin dictar dogma por el suelo que pisaba. No obstante, como tantas otras veces, se generó una explosiva vorágine extradeportiva en torno al club que aunque no merece ser analizada sí es digna de mención pues alteró el rendimiento futbolísitico del equipo. Y llegó Anoeta y todo estalló. Por los aires, casi sin previo aviso. El perro de 3 cabezas llamado entorno despertó de su letargo en Barcelona y comenzó a lanzar bocados a diestro y siniestro sin que sus ojos se hubieran acostumbrado aún a la luz. “Ya te lo dije, el gato negro”, afirmaba con gesto cansado a su interlocutor un soci culé. Parecía lógico que todo se derrumbara. Pero por suerte para todos los que lo amamos, el fútbol es, en muchas ocasiones, de todo menos lógico.

Y tanto que sólo una jornada después de la debacle de las rotaciones, que ya había puesto la soga al cuello a Bartomeu y Zubizarreta y amenazaba seriamente a Luis Enrique, el Barcelona dio el golpe de mayor autoridad de la liga. Ante el Atlético y en el Camp Nou, los mismos protagonistas que la temporada anterior habían dejado tan oscuro recuerdo, cambiaron las tornas de la liga de manera definitiva y consolidaron al Barça como candidato a todo. La base táctica, aunque indudablemente endeble, parecía ir limando algunas asperezas, pero lo que cambió el curso de los acontecimientos fue la combinación astral de la MSN con efectos devastadores para todos sus rivales. Parecían – y parecen – imparables en su máximo grado de lucidez. Y es por esto que Luis Enrique les dio las llaves del equipo y se encomendó a la divina providencia de la inspiración individual. Dotó a su equipo del empaque colectivo necesario, empezando por un Piqué colosal, y fue encontrando el lugar idóneo para el resto de piezas secundarias pero fundamentales (Alves, Rakitic, Xavi) en los huecos que dejaron los tres tenores. Desde el juego con balón, el Barcelona construyó un dominio al que sumó seriedad, alas en la transición, una presión asfixiante y una trabajadísima estrategia a balón parado.

El Barcelona es campeón de Liga con toda justicia

Y así, poco a poco, llegamos a la actualidad y poco a poco pudimos ver los mimbres de un Barça campeón que dominó con firmeza y justicia la Liga BBVA, no sin ciertos altibajos y con la pizca de azar que le quiso arrebatar un gato negro. Y sí, este artículo tiene algo de trampa, pues ni una vez se ha mentado la figura de mayor importancia en todo este trayecto deportivo, la pieza que le falta a Esopo para el título de esta bonita fábula. La liebre de Lionel Messi.

Como buen prestidigitador, Leo supo hacer desaparecer el balón como liebre en la chistera, y con él lo hicieron la lógica que antes mentaba y todo oscuro presagio que hubiera anidado en el Camp Nou. La explosión futbolística de Lionel Messi en este curso, en este Barça, ha sido absolutamente demencial. Haciendo de todo y todo bien, dirigiendo el juego desde dentro, gambeteando desde fuera, sentenciando en el área, girando defensas con su rosca mortal, todo. Sin él, es complicado imaginar que Sandro, Munir e incluso Suárez tuvieran hoy mención en un homenaje al campeón, es complicado ver al Barça de Luis Enrique superar los 90 puntos con absoluta seguridad. Pero así lo quiso Lionel. Como ante el City, como ante Pep, Leo se enfundó la capa de Houdini y en su bota izquierda escondió la liebre para no soltarla jamás. Suya fue, y suya ha sido la Liga 2014-15, y quién sabe lo que aún le queda por depararnos. Quizá sólo en él encontremos los límites del fútbol como otros nos mostraron los de la realidad y nos enseñaron que la liebre nunca desapareció. Quizá, como dijo Abel Rojas, el hombre tiene la astronomía y el fútbol a Leo Messi. En esta fábula, la liebre desquició al gato negro y le hizo perder el juicio. Esta liga la ganó Lionel.

Messi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s