El Rey de la selva

La selva verde del Camp Nou se encontraba repleta por una manada de leones hambrientos, pero Lionel Messi demostró una vez más que la figura del Rey recae en su persona; suyo es el trono futbolístico mundial, le pertenece, y de momento no parece estar dispuesto a la abdicación. Athletic Club de Bilbao y FC Barcelona se disputaban el título de la Copa de su majestad el Rey. Ernesto Valverde preparó a conciencia  la táctica para frenar al conjunto de Luis Enrique, que ha llegado con velocidad de alta mar a la recta final de la temporada, sin embargo, el talento volvió a ser superior a todos los obstáculos y puso las diferencias en el partido. El Barça acabó ganando (3-1), en un duelo que decantó el genio rosarino con un obra de arte histórica, y en el que la pareja Xavi – Iniesta levantó la vigésima séptima para los blaugranas.

Xavi Hernández levantó, junto a Andrés Iniesta, su último título en el Camp Nou.

Xavi Hernández levantó, junto a Andrés Iniesta, su último título en el Camp Nou.

De inicio, los leones pusieron mucha intensidad en su planteamiento: un sistema 4-5-1, con el equipo muy junto, la línea defensiva adelantada y una fuerte presión sobre la base de construcción del juego culé. Además, Valverde, a sabiendas de que el Barça actual gira en torno a la figura de Messi, ordenó a Balenziaga a realizar un marcaje exhaustivo sobre el argentino. Pero la capacidad intuitiva de éste, así como su inteligencia, fueron las armas que usó para moverse por varias zonas del campo, provocando la desorganización del entramado defensivo rival y la aparición de espacios en los que atacar. Aunque, lo que realmente decantó la final, fue la aparición de Dios en el campo disfrazado de azulgrana con el número 10 a la espalda, como ya hiciera otra noche en el Garden de Boston.

El Rey Messi volvió a demostrar que es Maradona todos los días.

El Rey Messi volvió a demostrar que es Maradona todos los días.

Luis Enrique optó nuevamente por no alterar el molde que tan buen resultado le está dando en esta fase definitiva. El Barça formó con el habitual 4-3-3, tuvo el control del partido desde el principio y fue un equipo muy imprevisible en la fase ofensiva, atacando muy bien las espaldas de la adelantada defensa del Athletic, y con Messi y Neymar en plan estelares: ambos bajaban a recibir, provocando un gran poder de atracción en los rivales con su talento, mientras Luis Suárez movía a los centrales para crear espacios. Después de la genialidad de Leo, el Barça siguió atacando y jugando con agresividad, y logró marcharse al descanso con un 0 a 2 en el electrónico que le dio cierta confianza y relajación para afrontar la segunda mitad.

Aduriz y Williams fueron el mayor peligro para la zaga culé.

Aduriz y Williams fueron el mayor peligro para la zaga culé.

Tras la reanudación, el Athletic volvió a intentar un arreón que le metiera en la final, pero el Barça mantuvo el control y la sensación de peligro. Tras una buena internada de Dani Alves por el costado derecho, Messi, el más listo de la clase, aprovechó para anticiparse a los defensores dentro del área y rematar, dictando sentencia, a la red el 0 a 3 en el marcador. A partir de ahí, el partido cayó en tensión durante un tramo. Hasta que apareció Iñaki Williams, el mayor peligro vasco junto a Aritz Aduriz, para firmar de cabeza el gol del honor y devolver una mínima esperanza a los leones, que acabaron siendo unos dignos subcampeones, puesto que no dejaron de luchar y creer en ningún instante ante un rival de una entidad superior.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s