Vidal da vida a Chile

El Rey es Vida(l)

Vidal comienza “vida”, la misma que le dio el volante de la Juventus a la selección chilena en sus minutos más oscuros, cuando Dios-sepa-por-qué, se transformó en un equipo irreconocible, que renunció a cualquier cosa parecida a la selección que se ganó el respeto del mundo futbolístico: sin intensidad, sin velocidad, sin protagonizar, sin dolor.

Parte 1.- Naufragando en aguas misteriosas

Cuando los cosas no anduvieron, ahí apareció la Vida(l) de Chile, para generar las “pequeñas sociedades”. Porque el volante de la Juventus, por mucho rato, fue como Chuck Noland, el personaje de Tom Hanks en El Náufrago, buscando sin parar a “Cachaña”, que reemplazó a Wilson en la versión 2015. Cuando se encontraron, Chile pareció deslumbrar, se pareció a lo que se espera del local, pero la sensación se desvaneció en cuanto la pelota se alejaba de la Vida(l) de Chile. Misterioso primer tiempo de Chile. Está bien que se haya renunciado al “palo y palo” que tuvo contra las cuerda a Brasil, en su casa, pero el Chile de hoy parece abusar de la elaboración más cercana a la mitad de la cancha. Los kamikazes son para atacar; para negociar, los políticos. ¿Qué cambió en el entretiempo?

El resto…

Con el cielo nublado, las estrellas no brillaron: Alexis Sánchez muy lejos del arco rival, Eduardo Vargas pegado a una orilla, lejos de la zona de confort – que lo tiene como goleador del proceso de Jorge Sampaoli -; con Jorge Valdivia más activo, pero con menos intención; con dos goles mal anulados para Chile y un juego aéreo que sigue preocupando, la “buena estrella” de la selección parece irse apagando poco a poco.Con un libreto prestado. La última vez que Chile hizo dos goles de cabeza en un Copa América desde 1999 (Pedro Reyes a Colombia), cuando el guión era “todo a Iván y Marcelo, por favorcito, Dios”.

El rival, una selección alternativa de México con algunos buenos jugadores – Vuoso, “Tecatito” Corona, Jiménez -, complicó más de la cuenta a La Roja, con solo dos elementos: velocidad y juego aéreo. Cuando México se decidió a salir (envalentonado por la ventaja primero y a buscar el empate después), hizo ver mal a Chile atrás. La sensación de fragilidad absoluta se apoderó del ambiente y todo se complicó. Qué fea es la sensación al ver un equipo rápido; con Chile jugado al ataque, cualquier cosa puede pasar atrás. Gracias a Dios están Medel y Jara en la última línea, siempre dispuestos a dar una respuesta. El resto es una incógnita. Hoy, las certezas son Medel y Jara. Medel y Jara.

Parte 2.- Las soluciones del Rey

En el resto de la cancha, la Vida(l) de Chile siguió corriendo, metiendo, levantando, jugando, intentando. Con el equipo al hombro, cuando las cosas iban mal. ¿Que Chile está perdiendo? El Rey Arturo da otra

Vida(l). ¿Que Chile está empatando? El Rey Arturo le da más sentido a la Vida(l) y le da la ventaja a Chile. ¿Que el resto no brilla? El Rey Arturo se hace responsable y mueve todo. Cuando Valdivia se perdió, por mucho rato, en la inmensa laguna de su irregularidad, la Vida(l) abrió su Sociedad Ilimitada con la pelota: trató, buscó, metió. Se ofreció a todos. Con su desorden, con su despliegue, con su carácter. Es lindo tener al Rey.

El resto…

Charles Aránguiz fue el más solidario. Tendió una mano a quienes la necesitaran, destacando en su departamento: ser el socio de todos. Cuando el resto de la empresa no lograba encontrar espacios ante una selección mexicana que primero jugó a no recibir goles y después a anotarlos (se encontró con al menos dos con más sorpresa que convicción), ahí estaba Charles para ponerse el overol de trabajo y dar hasta que duela, porque así son las buenas personas y Aránguiz ha demostrado que, al menos en la cancha, lo es.

Isla, como siempre, en la mixtura: juega- entre bien y mal; entre defensa y ataque, entre chicha y limoná. A veces gana la línea de fondo, a veces no. A veces la hace, a veces no. Ahí. Mejor que poco antes, peor que mucho antes. Ahí, en el medio. Quiere, pero no quiere.

Claudio Bravo tuvo responsabilidad en dos goles, porque está deprimido; maldita UEFA, malditos Excel, maldito Mr. Chip, malditos todos. nada más. Se puede equivocar y no pasa nada. Lo queremos mucho, capi.

Punto aparte para Jorge Valdivia, dicho está, mucho más voluntarioso que en otros partidos: jugó los 94′, corrió más, buscó más, pero parece que el tema de la “magia” es proporcional al esfuerzo, porque no metió ni la mitad de las cosas genialmente estúpidas que le gusta hacer. Maldito mago, otra vez con las ganas de impresionarme. Pero corrió más,trató más. Dejó el sombrero en la casa y el conejo se murió. Mucho rato sin agua.

Parte 3.- ¡Que no abdique al nivel!

Necesitamos que el Rey se mantenga como está. Si quiere mejorar, que lo haga. Patear de distancia sería un buen comienzo. Cuando las cosas están complicadas, el Rey es Vida(l). Cuando Ecuador parecía una aventura más complicada de lo esperado, que lo fue, el Rey clavó un penal, que no fue, pero lo cobraron y aquí está el verdadero formulario de la FIFA para los reclamos, aunque no creo que contesten, porque están presos.

Cuando México nos clavó un gol, por arriba, como en nuestros mejores peores tiempos, el Rey clavó otro penal, que sí fue, y ahora sí que no sé a quién le van a reclamar, pero vivimos en un mundo tan raro que critica a Farkas porque ayuda y porque critica que el árbitro cobra una falta que sí fue, pero si quieren reclamar, ya dejé el formulario. Ahí seleccionan el tercer punto.

Cuando Sampaoli se pasa de rosca con el “maduré y ahora no voy al palo y palo”, ahí aparece el Rey, para salvar la plata, ponerse todo al hombro (incluído al remedo de público que va al Nacional a sacarse selfies para graficar que “estuvo-ahí-y-que-fue-muy-emocionante” y “ojalá-que- no- haga-la-ola-contra-Bolivia-porque-se-van-a-ahogar” y “puta-que-está-lento-el-Instagram” y “el que no salta es mexicano maricón” y “puto” y no-sé-qué-otra-mierda-hace-esa-gente-en-el-estadio).

Cuando México plantó una línea de seis (¡seis!) defensores, ahí estuvo el Rey para romper las líneas, para dar aire, para ayudarnos a todos. Para seguir siendo el goleador de la Copa América.

Porque Vidal comienza con “vida” y Chile se mantiene al tope de la tabla del Grupo A, junto a Bolivia, en un partido que va a definir la clasificación. Y el Rey Arturo y Cachaña van a seguir juntos para darnos en la isla de incertidumbre, que alguna vez fue de la fantasía.

 

Artículo de Cristobal Rojas @cristobalrojas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s